Ir al contenido principal

LAS COMPARACIONES Una fuente segura de ira y resentimiento.


Un vez más 
al regar las plantas me cautivó una nueva orquídea florecida. Esta vez era una de esas raras miniaturas, que tras mucho abonar y verificar si le gustaba su nuevo lugar, había decidido darme su aprobación con unos nuevos retoños y una pequeña flor.


Había tan sólo pasado una semana de aquella mañana en la que yo había quedado cautivada con otras dos especies majestuosas, que luego de un largo tiempo de tenerlas también habían florecido y las había capturado con la cámara, compartiéndola vivazmente en todas las redes sociales. Es por tanto que al florecer la mini, pues todavía tenia el reciente recuerdo y sin procurarlo, automáticamente, vino la comparación.

¿Cuantas veces nos hemos comparado a otra persona; por los rasgos físicos, condiciones, logros? ¿Cuantos de nosotros no hemos visto esa imagen sacada de un póster de promoción de una feliz familia compartiendo un almuerzo dominical, en la que todo es armonía, serenidad, elegancia y risas de complicidad, y hemos extrapolado un suspiro de nostalgia?

Las comparaciones crecen en nuestra mente y desarrollan en nuestros interior un mal que no percibimos, que se instala como la mosquita blanca por debajo de las hojas con una imperceptible capa blanca, dando así la apariencia de salud al contemplar la planta, pero que lamentablemente tomará un largo y fastidioso proceso de recuperación y casi siempre una buena poda, para volver a su estado inicial.

Una de las mejores herramientas que hemos encontrado para combatir la titánica tarea de no compararnos con los demás, es hacer periódicamente un ejercicio de agradecimiento en el cual componemos, como en una sinfonía, aquellas cosas que nos hacen sonreír y que ya tenemos en nuestra vida. Una buena taza de café, una risa de alguien que amo al despertar, un lugar a donde ir cada día – cosas básicas aparentemente – pero que nos ayudan a valorarnos y proteger, como aceite fungicida, nuestra mente, nuestro corazón y nuestras emociones, de la ira y del resentimiento.

Finalmente, pude contemplar en su particular esplendor aquella nueva especie y maravillarme simplemente del perfecto y elaborado trabajo del creador, confirmando una vez más la autenticidad y exclusividad que poseemos cada uno de nosotros…Unicos e irrepetibles.

Gracias Señor porque cada día te tomas el tiempo de regalarnos minutos irrepetibles y momentos especiales por los cuales sentirnos agradecidos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA SABILA Y EL HELECHO

Nuestras diferencias vistas como un complementoUn día al regar las plantas, volví a ver con sorpresa mi planta de sábila o aloe y como en ella un brote de esporas de helecho que hace un tiempo había germinado, no sólo seguía con vida, sino que estaba grande, frondoso y aún mayor que otros a los que yo había transplantado cuidadosamente a un lugar donde "se suponía" tendrían todas las condiciones para desarrollarse. 

Este hecho me hizo reflexionar sobre cómo, una planta árida tipo cactus, como la sábila, cohabita en la misma maceta que un helecho. Si bien es cierto que la sábila tenía ya años ahí, con pleno sol, poca agua y bastante grande ya, aún así me sobrecogió la pregunta de cómo había sido el proceso de adaptación del helecho a este medio ambiente. El helecho llegó allí por el soplar del viento que desprendió sus esporas ya maduras y el tiempo le hizo echar raíces que le hicieron permanecer.

Este hecho me ayuda a ver como a veces vemos parejas tan diferentes que han logra…

EL JARRON DORADO

La Plenitud del Verdadero Propósito.
Hoy estamos de Aniversario! Hace 17 años nos dimos el sí ante Dios y hemos crecido enormemente cada día complementándonos mejor. Con ésta fábula les comparto uno de nuestros secretos para poder ser feliz juntos. 

En una mágica galería de arte, un antiguo adorno de alabastro y figuras talladas en oro era una de las piezas principales. A pesar de provocar la admiración de todos y ser la imagen que el museo utilizaba en las impresiones, publicaciones y papelería, frecuentemente sentía que algo le faltaba y le invadía un dejo de tristeza.
Cada noche cuando ya las personas se habían ido, se ponía a conversar con sus compañeros sobre su pesar.
- Ha pasado otro día sin saber lo que me pasa- dijo con voz entrecortada- pero siento que algo me falta.
-La verdad no entiendo -dijo un Picasso- ni yo con mi espectacular colorido alcanzo tantos elogios como tu.
-Es verdad- dijo un papiro egipcio- Yo existo desde antes que tu y sin embargo, nunca tantos halagos me acom…

QUE HACER CUANDO NO RESULTA